Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Main Menu

A A A

a quien no tiene dientes...

Recién dijo Agutito estas palabras, mientras charlábamos... Cierto es... que cuando necesitamos algo que otro tiene, no podemos dejar de pensar en este refrán tan famoso

 

La mejor medicina es el amor...

pero estoy agradecida por todo lo que tengo...

quedarse callado y sonriendo, cuando alguien espera una reacción violenta y furiosa de Tí...

Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre canciones...

Al que madruga Dios lo ayuda

para volver a empezar...

He aprendido…

Que dos personas pueden mirar la misma cosa y ver algo totalmente diferente…

Que tanto el escribir como el hablar pueden aliviar el dolor del corazón…

Que a quien nada se atreve nada debe esperar…

Que el dolor no me destruye a menos que yo lo permita…

Que la relación más importante de mi vida es la que tengo conmigo mismo…

Que el amor es lo único en este mundo que crece cuanto más se da...

Siempre ten presente que la piel
se arruga, el pelo se vuelve blanco,
los días se convierten en años…
Pero lo importante no cambia,
tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier teleraña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés viva, siéntete viva.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas…
Sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón…
¡Pero nunca te detengas!

Hay personas que dejan una marca indeleble en tu alma… (que aunque te quiten de tu memoria a esa persona), queda una huella que nunca podrá ser borrada…

A los 4 años: “¡Mi mamá puede hacer cualquier cosa!”
A los 8 años: “¡Mi mamá sabe mucho! ¡Muchísimo!”
A los 12 años: “Mi mamá realmente no lo sabe todo.”
A los 14 años: “Naturalmente, mi madre no tiene ni idea sobre esto”
A los 16 años: “¿Mi madre? Pero ¿qué sabrá ella?”
A los 18 años: “¿Esa vieja? ¡Pero si se crió con los dinosaurios!”
A los 25 años: “Bueno, puede que mamá sepa algo del tema…”
A los 35 años: “Antes de decidir, me gustaría saber la opinión de mamá.”
A los 45 años: “Seguro que mi madre me puede orientar”
A los 55 años: “Qué hubiera hecho mi madre en mi lugar?”
A los 65 años: “¡Ojalá pudiera hablar de esto con mi mamá!”

Una linda película... escuche estas palabras...

Y se dice que la princesa descendió al reino de su padre y que ahí reinó con justicia y bondad por muchos siglos, que fue amada por sus súbditos y que dejó detrás de sí pequeñas huellas de su paso por el mundo...

"visibles sólo para aquel que sepa donde mirar..."

A veces… el cuerpo no sabe la diferencia entre nervios y emoción, pánico y duda, el principio y el final. El cuerpo te dice que lo mandes todo al carajo. A veces lo ignoras. Eso es lo mas razonable. Pero otras escuchas. Se supone que tienes que confiar en tus entrañas ¿no?. Cuando tu cuerpo te dice corre… hazlo

Y sabio demasiado tarde… Justamente cuando ya no hay tiempo…

Aún en medio de una guerra, seguiré gritando incluso cuando otros callen...